Flora del Parque Nacional Sierra de Guadarrama

/Flora del Parque Nacional Sierra de Guadarrama
Flora del Parque Nacional Sierra de Guadarrama 2016-12-08T10:52:37+00:00

En la Sierra de Guadarrama se han catalogado más de 30 tipos diferentes de vegetación, identificándose 21 hábitats de interés comunitario y hasta 112 especies de flora de interés.

La variedad de ecosistemas presentes en la Sierra lleva aparejada una gran diversidad de especies vegetales. A continuación se muestra una relación de las especies más características y significativas de cada uno de los ecosistemas.

Tipos de Flora en los diferentes Hábitats

MATORRAL

Las especies dominantes son el piorno (Cystisus purgans), el enebro común o rastrero (Juniperus communis subsp. alpina) y el cambroño (Adenocarpus hispanicus). Junto a estas también se pueden encontrar brezos, como el brezo blanco (Erica arbórea) y brecina o brezo colorado (Calluna vulgaris) que ocupan enclaves más húmedos.

PRADERAS

Asociados a estos matorrales aparece los pastizales o praderas de montaña cuyas especies más representativas son: el rompebarrigas (Festuca indigesta), cervuno (Nardus stricta) y cólquico (Colchium automnale).

ROQUEDOS Y CANCHALES

En las zonas rocosas se desarrolla una vegetación característica, donde son muy importante los líquenes como el (Rhizocarpon geograficum). Algunas especies representativas de estos ecosistemas son la consuelda (Saxifraga pentadactylis), la alquimila (Alchemila saxatilis) o la murbequiela (Murbeckiella boryi). Otras especies rupícolas son el sedo (Sedum hirsutum), ombligo de venus (Umbilucus rupestris), narciso (Narcisus rupícola), hierba de San Roberto (Geranium purpureum), siemprevivas (Sempervirvum vicentei) y diferentes especies de helechos (Asplenium sp., Polipodium vulgare, Dryopteris filix-max etc).

LAGUNAS Y TURBERAS

La planta que forma la mayor parte de las turberas de la Sierra es el musgo del género Sfagnum, el atrapamoscas o hierba del rocío (Drosera rotundifolia), la grasilla (Pinguicola grandiflora), el brezo de turbera (Erica tetralix) y la violeta palustris (Viola palustris).

 

PINARES

Entre los pinares de la Sierra existen tres especies de pinos: pino silvestre (Pinus sylvestris) que ocupa la mayor extensión, junto con pino laricio (Pinus nigra) y pino resinero (Pinus pinaster). En las vaguadas, donde hay más humedad edáfica aparecen especies como el enebro(Juniperus oxicedrus), el tejo (Taxus baccata), y en las zonas más secas la jara pringosa (Cistus ladanifer) o jara estepa (Cistus laurifolius) en zonas de mayor altitud, romero (Rosmarinus officinalis), tomillos (Thymus sp.), cantueso (Lavandula stoechas), escoba negra (Cytisus scoparius) o torvisco (Daphne gnidium).

REBOLLARES

En función de la estructura del bosque, dehesas de roble, matas o bosques densos, nos podemos encontrar otros árboles como maíllos (Malus sylvestris), cerezos (Prunus sp.), arces de Montepelier (Hacer monspessulanum), aladiernos (Rhamnus alaternus), servales (Sorbus aucuparia), abedules (Betula pendula), tejos (Taxus bacatta) o arraclanes (Frangula alnus); o arbustos como endrinos (Prunus spinosa), majuelos (Crataegus monogyna), rosales o zarzas (Rosa sp., Rubus sp.), jaras (Cistus laurifolius). En el sotobosque abundan los botones de oro (Ranunculus sp.), las centaureas (Centaurea triumfetti, Centaurea montana), genista florida, el cambrón (Adenocarpus hispanicus), aguileñas (Aquilegia vulgaris), gencianas (Gentiana lutea), martagón (Lilium martagon) o fresas salvajes (Fragaria vesca). Casi todos los robledales se acompañan también de orquídeas (Orchis morio), aristoloquias (Aristolochia paucinervis), azafranes silvestres (Crocus carpetanus), gamones (Asphodelus albus), gordolobos (Verbascum pulverulentum), narcisos (Narcisus sp.), peonías (Paeonia broteroi), aros (Arum italicum) etc.

En zonas abiertas donde desaparece el roble y aparecen los matorrales en sustitución bien retamares (Genista florida) o de codesares (Adenocarpus complicatus) ambos acompañados por el piorno (Cytisus scoparius).

También nos podemos encontrar claros abiertos para prados en medio de estas zonas forestales creados con fines ganaderos. Algunas de las especies más características de estos enclaves son: Festuca indigesta, F. iberica, Hieracium castellanum, Agrostis castellana, A. trucatula, Deschampsia flexuosa y Poa bulbosa.

ENCINARES

En los encinares (Quercus ilex subsp. ballota) aparecen como especies acompañantes el enebro (Juniperus oxicedrus), los jarales (Cytisus sp.) el cantueso (Lavandula stoechas), mejorana (Thymus mastichina), tomillo, escoba negra.

DEHESAS

En las dehesas de fresno (Fraxinus angustifolia) también se encuentran el roble melojo (Quercus pyrenaica), majuelo (Crataegus monogyna), endrino (Prunus espinosa), saúcos (Sambucus nigra) y otras rosáceas.

BOSQUES DE GALERÍA

Junto a las especies arbóreas que forman los bosques de galería en las orillas de arroyos y ríos: sauces (Salix sp.), álamos (Populus sp.), olmos (Ulmus minor) o fresnos (Fraxinus angustifolia), aparece otra vegetación de menor porte como los avellanos (Corylus avellana), endrinos (Prunus spinosa), saúcos (Sambucus nigra), majuelos (Crataegus monogyna) o boneteros (Euonymos europaeus).

El Parque Nacional Sierra de Guadarrama

Parque a caballo entre Madrid y Castilla y León (Segovia), es un espacio protegido que forma parte del Sistema Central. Posee una larga cadena montañosa que atraviesa el centro de la Península, con más de 500 kilómetros de longitud.

Como es el Parque Nacional

Este parque es un espectacular refugio de la biodiversidad. Posee una condiciones climáticas especiales, siendo un espacio fresco y húmedo dentro de las mesetas. La escasa actividad humana ha propiciado también que sea un lugar virgen en muchos lugares, destacando sus circos y lagunas glaciares, roquedos graníticos y diversos ecosistemas de alta montaña junto a grandes pinares.